viernes, 2 de octubre de 2009

Green Day, Barcelona, 1 de Octubre del 2009




Qué buen sabor de boca se nos quedó ayer tras el concierto de Green Day. Parece que fue ayer cuando rockeabamos nuestra joven melena al viento al ritmo de "Dookie", pero no, amigos viejunos, eso fue allá por 1995.
Con un sorprendente horario infantil, Green Day, saltaban a las tablas a las 20h25 exactas. Tan sorprendente que todavía estaba pasando los controles de acceso. Entramos, rápida localización del mochilaman de turno (qué gran invento Sr. Promotores) mini de cerve, y observamos el Palau Sant Jordi a la mitad de aforo, cosa extraña pues en Madrid reventaron el Palacio. Escenario fantástico, con una gran pantalla adornada por la estructura de unos edificios rollo el Manhattan Neoyorkino, que alternaba imágenes del concierto con imágenes grabadas. Buen sonido y aquello que tanto le gusta al que deletrea, explosiones, artificios y fuego. De esas bandas que te ofrecen un plus en directo para así sacar partido a los 42 lauros de la entrada.
Los tres días verdes se rodean en directo de otro guitarrista, un teclista y un saxofonista en determinados momentos. Suenan contundentes, las guitarras no apagan la voz de Billie, y la batería suena bien sin ser ni mucho menos Lars Ulrich.
Comienzan con temas de su nuevo disco, y al cuarta canción ya nos empiezan a regalar clásicos. Billie tiene una facilidad pasmosa para ganarse al público y hacer que sea partícipe del concierto, tanta que llega a subir hasta 4 o 5 fans al escenario en momentos puntuales. El momento más destacable es cuando invita a una jovenzuela que se lo come a picos y le dejó el micro para cantar "Longview" entera, cosa que no hizo nada mal. Tras el momento de gloria vivido hizo stage-diving a instancia de Billie.
Me gustó mucho la puesta en escena y la entrega del grupo, y el hecho que tocasen durante más de dos horas.
No me gustó la incultura del público asistente, la mayoría no pasaban de los 20 años, que ante el riff de "Iron Man" de los imprescindibles Black Sabbath, no sabían si la canción era de Green Day o de Paloma San Basilio.
Me pareció tristísimo estar a las 23h en mi casa, porque los catalanes tengan estos jodidos horarios europeos.
Un concierto de rock, JAMÁS debe comenzar a las 20h25.

1 comentario:

Heidrock dijo...

Te imaginas que a Axl and company les dicen que su concierto empieza a las 20:25?...

Green day, desde mi punto de vista son de los grupos que mejor se están sabiendo reinventar, sus dos últimos albumes son de lo mejorcito.

PD: ya me he escuchado el nuevo de Pearl Jam unas cuantas veces, "the fixer" y "amongst the waves" ya son nuevos clásicos, a rezar para que hagan gira por España pronto, a ser posible en un horario decente...